Hoy Escazú cumple 169 de su fundación como cantón

Escazú, la tierra de las brujas, está celebrando hoy 7 de diciembre  169 años de haberse creado como cantón, mediante decreto número 30 del 7 diciembre de 1848 durante la administración del Dr. José María Castro Madriz, como cantón segundo de la provincia de San José.

Abarca una extensión de 35 kilómetros cuadrados y consta de tres distritos a saber: Escazú centro, San Antonio y San Rafael.

El nombre de Escazú procede del vocablo indígena “Iztkatzu” que significa “lugar de descanso”, fue descubierto por Juan de Cavallón en 1561.

Durante el siglo XIX Escazú tenía una extensión territorial bastante considerable, pues sus dominios llegaban hasta Turrubares, Puriscal, Villa Colón y Santa Ana, que luego poco a poco fueron segregados.

Sus primeros habitantes fueron los indígenas huetares y luego llegaron pobladores españoles procedentes del valle de El Guarco, que junto a mulatos y mestizos forjaron la nueva comunidad. Fue uno de los primeros lugares donde se estableció un centro religioso denominado “Ayuda de Parroquia” en 1799 dedicado al Arcángel San Miguel.

Desde sus inicios Escazú fue un pueblo de labriegos sencillos, dedicados a labores agrícolas tales como el cultivo del café, caña de azúcar y granos básicos.

Durante la guerra contra los filibusteros de 1856-1857, Escazú fue una de las comunidades que dio un gran aporte con el envío de una legión de soldados al mando del comandante Mercedes Guillén, que dieron una gran batalla en la derrota a las huestes de William Walker.

Dentro de los héroes escazuceños participó el bisabuelo de Juan Antonio Céspedes Guzmán que se llamaba Silvestre Monge Molina y un tío tatarabuelo de Jose Rafael Flores Alavardo llamado José María Fernández Molina.

En honor a ellos y por iniciativa del padre Walter Howell y del historiador don Jorge Montoya Alvarado se erigió un monumento a tan ilustres ciudadanos en 1995.

El otrora cantón de Escazú, ya no es el mismo que este servidor conoció hace como 59 años, de humildes campesinos que labraban la tierra, las casas de adobes, de los famosos turnos de pueblo, de las mascaradas de don Pedro Arias, de los juegos de pólvora de don Abel Agüero, de las retretas de la banda municipal dirigida por don Rogelio Monge, de los trapiches manejados por bueyes, de las carreras de cintas, etc.

Ahora Escazú es un emporio de grandes centros comerciales y habitacionales que le dieron un giro de 180 grados al modo de vivir de sus habitantes, debido a la globalización.

Fuente: Historiador Jose Rafael Flores Alvarado.

Fotografía: Silvia Delgado.