Décimos años tendrán una nueva materia

El Ministerio de Educación Pública (MEP) anunció hoy, en conferencia de prensa, la creación de una nueva asignatura de Educación para la afectividad y la sexualidad, la cual será impartida a estudiantes de 10º año de Educación Diversificada, a partir del 2018.

El espacio específico estará a cargo de docentes de Psicología y promoverá una metodología participativa que facilite a estudiantes partir del conocimiento que tienen sobre el tema y abrir espacios de reflexión.

Esta asignatura forma parte de un nuevo modelo mixto de Educación para la afectividad y la sexualidad, que inicia en primaria y que culmina con esta nueva lección en 10º año.  La ministra de Educación Pública, Sonia Marta Mora, explicó que este modelo busca el abordaje del tema desde diferentes asignaturas, integrando y enriqueciéndose desde las distintas disciplinas.

“Este modelo se basa en la complementariedad, con una asignatura específica en 10º año, pero también con el abordaje de la temática en otras lecciones. Cada director o directora de centro educativo, debe promover un modelo colaborativo entre profesionales de Orientación, Educación Cívica, Ciencias y Psicología, para que la educación que reciban nuestros estudiantes se enriquezca en las distintas perspectivas”, explicó la jerarca.

 

“La transformación permite que la educación se refuerce y esté adaptada a la lógica de desarrollo de cada nivel”, agregó Mora. 

Además, los cambios se enmarcan dentro del proceso transformación curricular que emprendió el MEP desde el 2015, según el cual los nuevos programas de estudio trabajan por competencias y habilidades.

 

Entre los saberes que se promoverán en esta nueva asignatura destacan el bienestar y el desarrollo personal y social, el conocimiento y cuidado de nuestros cuerpos, la reflexión sobre las nuevas masculinidades y feminidades, la prevención y la denuncia y erradicación de toda forma de abuso y de violencia sexual.

 

El Consejo Superior de Educación (CSE) aprobó en el 2012 el Programa de Estudio de Educación para la Afectividad y la Sexualidad Integral,  que se imparte actualmente en  estudiantes de III Ciclo (7º, 8º y 9º).  Este contenido se da como parte de las lecciones de Ciencias, y en apego a la evaluación de esa asignatura. Esta sería la primera vez que la lección de Educación para la afectividad y sexualidad se consolida como una materia independiente. 

 

Ante la creación de una materia específica, fue necesaria la actualización de los programas de III ciclo (7º, 8º y 9º), pues al existir un año más de formación, se amplía el tiempo –de tres a cuatro años- para el desarrollo de los contenidos.

La mejora de los programas vigentes se orientó al fortalecimiento  del enfoque de Derechos Humanos y se actualizaron temáticas referidas a nueva legislación, por ejemplo el caso de las Uniones Impropias.

 

Apoyo a los docentes

 

El programa de la nueva asignatura está pensado para dar especial apoyo a los docentes que impartirán las lecciones, pues se construyeron recomendaciones metodológicas para el desarrollo de las clases.

Además, gracias al apoyo de el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), se desarrollará un banco de recursos educativos, con contenidos científicamente validados y ajustados a los planteamientos del MEP.

La implementación de los nuevos programas estará acompañada de un fuerte proceso de capacitación docente.

 

Investigaciones y organismos internacionales respaldan nueva lección

 

En el 2015, el MEP realizó una evaluación de la unidad de Educación para la Afectividad y la Sexualidad impartida para 7º,8º Y 9º,lo que permitió detectar que un 93.8% de los estudiantes encuestados considera que la unidad era adecuada o muy adecuada. Los estudiantes además solicitaban la ampliación de espacios en los cuales pudieran abordar esta temática.

La evaluación también le permitió al MEP identificar posibles mejoras. Entre ellas, la necesidad de un acompañamiento coordinado a los docentes por parte de la Dirección Curricular y la Dirección de Vida Estudiantil, la importancia de profundizar los procesos de capacitación, la elaboración de recursos metodológicos que apoyen el trabajo docente y la mejora del monitoreo y evaluación de la implementación del Programa. Todas estas recomendaciones, fueron incorporadas en esta propuesta.

Con esta decisión, Costa Rica responde al marco jurídico nacional e internacional que ha sido ratificado y además, atiende a las recomendaciones de los Comités de Revisión de la CEDAW y de los Derechos del Niño, para ampliar la Educación Integral de la Sexualidad.

 

Esta nueva lección es concordante con innovadoras tendencias educativas que exponen los expertos en educación de los organismos internacionales especializados, entre ellos la UNESCO, respecto a la responsabilidad de las instituciones educativas al asegurar el acceso a educación en este tema, para brindar al estudiante  la oportunidad de desarrollar habilidades de comunicación, toma de decisiones y reducción de riesgos.