Boxeo de JDN está de luto por la muerte del “Tigre” Manzanares

El legendario Jorge Manzanares Benavides falleció, pero sus recuerdos como boxeador y entrenador se mantendrán vigentes. Destacó en el ring en los años 50 y 60, hizo 50 peleas como aficionado y todas las ganó, luego pasó a ser profesional con un total de 52 combates, 46 victorias y solo seis derrotas. 

En 1955 fue declarado el boxeador del año en Centroamérica. En 1962 se retiró como atleta y se dedicó por más de dos décadas a entrenar pugilistas de la talla de Orlando Hernández, Humberto Aranda, David Garro y del actual presidente de la Asociación Costarricense de Boxeo, Rafael Vega. Dirigió a la Selección Nacional de boxeo por años, visitó más de 12 países y se ganó el respeto de todas las esquinas del continente.

 

Además del deporte de los guantes practicó softbol y lucha libre. En aquel entonces lo llamaban la “Maravilla” tica.

 

Su apodo del “Tigre” dentro del boxeo data porque en sus tiempos mozos solía rugir antes de cada entrenamiento y pelea. Tenía buena pegada y una agilidad para esquivar golpes.

 

En 1961 y 1962 recibió el galardón de mejor boxeador por parte del Círculo de Periodistas y Locutores Deportivos de Costa Rica. Es miembro de la Galería del Deporte.

 

Falleció a los 80 años de edad en Hatillo.

                                           

Boxeo de JDN de luto

 

La noticia de la muerte del conocido “Tigre” caló hondo en las diferentes delegaciones de JDN 2019, pues muchos de los entrenadores conocieron a uno de los grandes maestros del boxeo en el país.

 

El presidente de la Asociación Costarricense de Boxeo (Acobox), Rafael Vega, admitió que Manzanares fue su mentor y que gracias a él es que está hoy en el deporte de los guantes.

 

“Manzanares fue quien me trajo al boxeo, él me dijo que tenías las condiciones, a él le debo mucho de lo que fui como boxeador y sobre muchas cosas que aprendí de él, la disciplina, el respeto, recuerdo que era un hombre que siempre nos decía campeones, que no nos permitía escupir, que nos decía que siempre había que llevar la toalla, un gran ejemplo para muchos y fue entrenador de grandes boxeadores”, dijo Vega con mucho pesar.

 

El jerarca indicó que la tristeza lo inunda, pero que ahora deberán concentrarse en sacar esta fase final de Juegos Nacionales que inicia hoy y finaliza el sábado. “Nos duele bastante, pero debemos seguir, cumplir con las competencias y elevar una plegaria al cielo”.

 

Uno de los hijos de esta gran figura del boxeo se encuentra registrado en la esquina para estar en las justas nacionales, don Jorge Max Manzanares.

 

El “Tigre” dejó un legado.