Corre por mí será virtual durante el mes de octubre

 

Bajo el lema “Vos sos tu propio reto”, la doceava edición de la tradicional carrera Corre por mí se realizará de forma virtual este 2020, por los protocolos de distanciamiento que exigen las autoridades de salud, debido a la pandemia. En esta ocasión, la iniciativa se extenderá durante todo el mes de octubre y sumará nuevas disciplinas como ciclismo y natación, con el objetivo de acercar a más personas a la campaña de sensibilización contra el cáncer.

La inscripción ya inició y estará abierta hasta el 31 de octubre. La misma tienen un valor de ₵3000 para todas las disciplinas deportivas y lo que varían son las distancias, por ejemplo: Atletismo 5K-10K-15K-21K / Ciclismo 20K-60K / Natación 1000M / Caminata 2K-5K / Carrera de niños 1K. Hay dos modalidades de registro, la virtual, en el sitio oficial de Corre por mí, y la física, en las tiendas Extremos en Multiplaza del Este y Multiplaza Escazú.

 



 

Para poder registrarse, los participantes deben completar los siguientes pasos:

·         Ingresar a www.correpormi.com

·         Tener a mano una tarjeta de crédito/débito para realizar el pago.

·         Escoger la disciplina deportiva.

·         Escoger los implementos adicionales como gorras, camisetas, paño, etc. (Costo extra a la inscripción).

·         Recibirá un correo electrónico con las instrucciones para subir los tiempos.

·         Una vez hecho lo anterior, se puede realizar la distancia seleccionada el día y hora de preferencia. Cuando haya finalizado, debe registrar el tiempo con un reloj inteligente o con la app del teléfono Strava, Garmin o similares.

 

Es importante aclarar que este año, los paquetes serán entregados en fechas y horarios determinados por la organización, ya sea en las tiendas Extremos o por envío a través de Correos de Costa Rica. Las medallas se entregarán posterior al evento a cada uno de los participantes que las hayan adquirido.

 

El 31 de octubre, la organización tendrá un evento virtual de cierre con varias actividades deportivas, recreativas y de salud, por medio de sus redes sociales, con la participación de patrocinadores e invitados especiales.

 

Según comentó Marcela Marqués, organizadora de Corre por mí, “nuestro objetivo de concientizar sobre la detección temprana del cáncer, la atención de salud integral y un tratamiento de calidad oportuno se mantiene firme a pesar de la situación que vive el país por el COVID-19. En este momento, debemos ayudar a que los pacientes no abandonen su tratamiento y acudan a sus terapias. Por eso, invitamos a todas las personas a sumarse al nuevo formato de Corre por mí y salvar vidas”.

 

Tras once años de su fundación, en Corre por mí han participado alrededor de 70 mil personas, se impactó la calidad de vida de más de 65 mil pacientes de manera directa e indirecta y los fondos donados ascienden a más de 170 millones de colones, los cuales han beneficiado a ONG´s como la Asociación Mujeres en Rosa, Asociación Resurgir, Fundación Fundacancer, Fundación Elige Vivir, ANASOVI, Asociación Tour Rosa de Costa Rica (ahora Fundación Unidos contra el Cáncer) y Asociación Metamorfosis.

 

Las donaciones a ONG´s han apoyado programas como Navegación de pacientes, talleres de detección temprana de cáncer, dentro y fuera del GAM; compra de equipos para el área de rehabilitación del Hospital Calderón Guardia; estudios de mamografías y ultrasonidos, a comunidades en situación de vulnerabilidad, entre otras acciones, lo que convierte a la iniciativa en un caso de éxito país.

 




Contra el cáncer de mama

 

Corre por mí busca contribuir por medio de acciones dirigidas, a la prevención y al diagnóstico temprano del cáncer de mama. Sin embargo, dado a que cada año se detectan cerca de 18.1 millones de nuevos casos de cáncer en el mundo y 9.6 millones de muertes (según la Organización Mundial de la Salud, 2018), ahora se enfoca en la lucha contra las diferentes manifestaciones de dicha enfermedad.

 

De acuerdo con datos de la Caja Costarricense del Seguro Social (CCSS), en Costa Rica se detectan anualmente 1.320 nuevos casos de cáncer de mama, siendo uno de los más comunes en la población femenina.

 

Una de las formas más comunes de detectar este tipo de cáncer es la autoexploración mamaria que, aunque es una técnica complementaria a la exploración médica, es un acto sencillo que permite el diagnóstico temprano y brinda mayor posibilidad de éxito del tratamiento y sobrevida de las pacientes.

 

La autoexploración se recomienda a partir de los 25 años. Es importante prestar atención a diferentes indicios de deformidad en las mamas, dolor al palpar, secreciones en los pezones, cambios de color o de textura y bultos, endurecimientos o hundimientos en mama, pezón y axila.

 

“Las pacientes que son diagnosticadas con cáncer de mama en estadíos tempranos de la enfermedad cuentan con mayor probabilidad de conseguir buenos resultados gracias a los constantes avances médicos. Por eso, es necesario realizarse mensualmente el autoexamen de mama de forma que nos permita conocer las características de nuestros senos e identificar cualquier alteración; sin embargo es importante saber que la mamografía es la herramienta más poderosa para detectar el cáncer de mama, ya que identifica la enfermedad antes de que el tumor pueda palparse y de tener síntomas, por esta razón se indica a toda mujer a partir de los 45 años. Existen diferentes tipos de cáncer de mama, estos dependen de las características biológicas y genéticas de las células del tumor; para lograr definir el tipo y el tratamiento adecuado, debe conocerse cuáles son estas características a través del análisis de las células del tumor, el tamaño, la diseminación, así como las características propias de cada paciente  para determinar el tratamiento que puede recibir cada paciente como cirugía, radioterapia, quimioterapia, tratamiento hormonal y terapias dirigidas”, explicó Vanessa Campos, gerente médica de Roche Centroamérica y Caribe.

 

El cáncer de mama es un proceso oncológico en el que células sanas de la glándula mamaria se degeneran y se transforman en tumorales, proliferan y se multiplican hasta constituir el tumor. Habitualmente, se forma en los conductos galactóforos (los tubos que llevan la leche al pezón) y los lobulillos (las glándulas que producen leche).