Escazú se coronó campeón nacional en la Liga Superior de baloncesto

Esta noche el equipo de Escazú se coronó campeón nacional de la Liga Superior de Baloncesto Masculino 2020 con  marcador de 58 sobre 55 sobre el equipo de  COOPEMAE ARBA San Ramón.

 

 

En un encuentro manejado por ARBA el conjunto Brujo no se desesperó y reaccionó en el último cuarto no solo para empatar el marcador sino con un tiro de tres ganar el segundo partido y con esto dejar la serie 2-0 al mejor de 3 para finalizar la serie.

Victor Arias jugador clave para Escazú nos relata lo vivido y el significado de su primer título en Primera División.

"Sabíamos que no iba ser fácil, veníamos con todo y al final del partido las cosas se pusieron a nuestro favor y pudimos sacar la serie, llegamos  a una final sin ganarle a San Ramón, pero creo que el equipo nunca bajó la cabeza, salimos hacer lo que sabemos y al final se nos dieron las cosas" puntualizó.

Además el jugador escazuceño agregó sentir mucha alegría, ya que es su primer campeonato en primera división, lo cual lo llena de orgullo ya que como escazuceño lo hace feliz celebrarlo en casa.

 

 

Por su parte Nicolás Marín entrenador de Escazú ESCOBA recalcó que lo vivido esta noche es sin duda alguna una muestra más que el baloncesto es de jugadores y son ellos los que toman las decisiones dentro de la cancha.

"Fue un torneo como  ningún otro en el mundo y en Costa Rica en medio de una pandemia, es una bendición poder jugar un juego, fue un año de muchas adversidades, la final nos topamos con un gran equipo, como San Ramón había perdido 5 veces en los últimos 3 años, cuentan con Issac Conejo de los mejores en nuestro basketball, ellos  nos dieron su mejor golpe en la primera mitad, no teníamos solución, pero les platicamos a los muchachos que no existe el tiro de 14 puntos, hay que ir poco a poco, si cometíamos un error no había que perder la cabeza, el tiro de Pigi para el empate fue clave, yo le había prohibido tomar tiros de tres, pero le calentó la mano para ese tiro al final, entonces esto comprueba que es un juego de jugadores y no de entrenadores" recalcó Marín.

Sin duda alguna una de las claves del equipo de Escazú durante la parte final del torneo fue  la disposición defensiva.