Padres de Familia solicitan al Colegio del Pilar comprensión tras situación del país

Más de 150 padres de familia se encuentran indignados ante la política de la dirección del Colegio Nuestra Señora del Pilar en cuanto al pago de la mensualidad en tiempos de Pandemia, debido a esto se han organizado para presentar ante la dirección una carta en la que informan el descontento general y la realidad que viven algunas familias en cuanto a lo económico.

Los padres desean ser  escuchados en estos momentos tan difíciles y complicados para las familias, ya que individualmente se  han ignorado las cartas  y peticiones por la dirección del centro educativo.

Para los actuales padres de familia es una preocupación la posición de la institución con respecto al tema económico, ya que es evidente que la situación no ha cambiado en el país.

Padres siguieron pagando mensualidad ₡155.000  y el colegio solo les brindó 10% de descuento en los meses de marzo, abril y mayo.

Por esto estos padres solicitan  un equilibrio que permita ir saliendo adelante y donde dicho decreto pretende buscar acciones que permita en este caso, que los estudiantes sigan vinculados a la educación. Una educación acorde a las necesidades integrales, donde se les respete los derechos a la educación, donde se sientan a gusto y no se pierdan el interés por aprender, ligados a una interacción positiva para su desarrollo emocional y como dice la Ministra de Educación: “no podemos tener la pretensión de llevar literalmente el aula a la casa”, ya que como bien ella indica depende de todos, en otras palabras debemos trabajar todos de la mano, para salir adelante.

Algunos padres denunciaron acoso por parte del sistema de cobro al atrasarse algunos días con el pago, este atraso incurre en el cobro de intereses.

Como bien, la institución lo indica y rescatamos su texto que ha trasmitido a las diferentes familias: "ya no estamos en capacidad financiera de poder hacer más descuentos", es un problema y a la vez una desmotivación que no debe ser visto de esa manera, sino por el contrario una adecuación a la situación económica que compensa la realidad actual que ofrece el centro educativo bajo las posibilidades del momento que estamos viviendo a nivel global.

Algunos padres de familia sufren por cancelación de contrato y ante la consulta por no poder pagar, en el colegio la única respuesta que les dan es sacar a los alumnos de la institución.

Además, hermanas no les parece que perder estudiantes no es una solución ya que afecta como bien lo han manifestado a diferentes padres los gastos fijos de la institución, mismos gastos que afectan a cada familia, no les parece que es mejor tratar de ayudarnos entre todos para salir adelante en tan difíciles momentos, que como bien es conocido, no es capricho de un grupo de padres, es una emergencia nacional que ha golpeado la economía de cada hogar.

Es desmotivante pensar que una institución sin fines de lucro, llamados a la caridad no pueda iniciar en casa con familias que creemos y que tenemos muchos años de creer en ella, que  por el contrario tomando estas medidas que solo empobrece los valores que se predican dentro de ella.