El primer Spa para bebés en Costa Rica abrió sus puertas en Avenida Escazú

 

Con el fin de fomentar el desarrollo  adecuado y temprano –tanto físico como mental– de los recién nacidos, a través de la hidroterapia infantil y los masajes, esta semana abrió sus puertas en Avenida Escazú, Baby Spa, el primer spa para bebés en Costa Rica.

 

 

 

“En los últimos años se ha comprobado que, para los bebés,  la estimulación dentro del agua es uno de los mejores y más efectivos métodos, sobre todo, si lo hacemos desde recién nacidos. Los bebés permanecen cerca de 9 meses en un ambiente acuoso de temperatura media, lo que hace que, una vez nacidos, cuando se sumergen en una tina de temperatura entre 38 a 40 grados, regresan a su lugar feliz: el vientre de mamá. Este ambiente familiar estimula sus conexiones neuronales y además les brinda un nivel muy alto de confort y placer. Iniciamos este proyecto en el país hace algunos meses como parte de Super Babies (ubicado en Tres Ríos), un lugar dedicado a potenciar las habilidades de niños desde recién nacidos y ahora estamos felices de inaugurar un local exclusivamente dedicado a estas técnicas”, comenta Andrea Calderón, directora y propietaria del lugar.

 

La tendencia  de este tipo de Spa para recién nacidos empezó en Estados Unidos hace menos de 5 años con ambientes adecuados específicamente para bebés, incorporando a sus padres en estos momentos y reforzando así el vínculo y las conexiones familiares.

 

 

 

El concepto  de Baby Spa es un ambiente familiar, acondicionado a padres e hijos, 100% personalizado, elegante y extremadamente limpio siguiendo con los protocolos de bioseguridad, un ambiente de conexión familiar donde el bebé es el protagonista y sus padres aprenden técnicas de relajación y estimulación con el bebé, siempre guiados por nuestras fisioterapeutas, que además de tener mucha experiencia con bebés han sido capatadas con la metodología única de Baby Spa.

 

En cuanto a los servicios, que son aptos para bebés entre 0 meses a 3 años de edad y sus núcleos familiares,  Calderón explica que “en Baby Spa ofrecemos sesiones individuales con nuestras fisioterapeutas. Son sesiones de 50 minutos, primero le presentamos a los bebés el ambiente y el agua, después tenemos la parte de hidroterapia -que ya es en el spa- donde hay burbujas, colores, luces, materiales para trabajar destrezas, jets para trabajar tonificación y desarrollo muscular; después pasamos a la parte de masoterapia como grand finale”,

 

 

 

 

Entre las principales  habilidades que  potencian estos servicios en los niños, encontramos la movilidad, equilibrio, coordinación, activación neurológica a través de ejercicios y contacto del agua con la piel; en definitiva son los primeros momentos del bebe en el agua que le ayuda a ir familiarizándose con esta sustancia para posteriormente incorporarlos en actividades acuáticas como natación.

 

“Nuestra metodología es una mezcla de las mejores prácticas mundiales para el desarrollo físico y motriz de los bebés. El desarrollo físico en los primeros años está asociado directamente con la evolución corporal, deportiva y hasta cognitiva de los niños. Por eso, decidimos crear un programa único con principios del maestro Glenn Doman, de The Institutes for the Achievement of Human Potential y también usamos bases del programa de Supervivencia en el agua, Hidroterapia y Masaje Infantil y Masoterapia . Trabajamos cada semana con objetivos específicos ajustados a las necesidades de cada bebé”, concluye la propietaria.