Ruben

Medicinas, cosméticos y zapatos que venían de Nicaragua fueron decomisados

La Policía de Fronteras no da tregua a los evasores de impuestos, prueba de lo cual fue el decomiso de 4,8 millones de colones en medicinas, cosméticos y zapatos introducidos desde Nicaragua sin el debido pago de impuestos durante las dos últimas semanas. 

 

Las incautaciones fueron efectuadas por oficiales de la Policía de Fronteras destacados en el cantón de La Cruz, Guanacaste, durante diversos patrullajes y controles de carreteras a lo largo de la línea limítrofe con Nicaragua. 

 

El mayor decomiso durante estas dos últimas semanas se registró el pasado viernes 18 en la localidad de Santa Cecilia de La Cruz, frente a la entrada a La Garita, durante la revisión de un autobús que se dirigía hacia la ciudad de Liberia, a bordo del cual viajaba un ciudadano nicaragüense de apellido Rodríguez. 

 

Al revisar el equipaje de dicha persona, los oficiales fronterizos encontraron en su poder 17.000 unidades de diversos fármacos, entre estos vitaminas, analgésicos y otros productos cuya venta está sumamente restringida como lo son antibióticos y tranquilizantes. 

 

De igual modo el sujeto llevaba productos para la disfunción eréctil de reconocidas marcas y   otros supuestos fármacos con propiedades afrodisiacas, como uno denominado “sexo diario”, del cual portaba cinco frascos, siendo el valor de todo el cargamento aproximadamente 3.200.000 colones. 

 

El pasado miércoles, siempre en Santa Cecilia de La Cruz,  pero en el cruce de Santa Elena,  la Policía de Fronteras interceptó un taxi en el que viajaba un nicaragüense de apellido Bustos en condición migratoria irregular, quien llevaba un cargamento compuesto por 2.000 unidades de diversos tipos de medicamentos y 24 pares de zapatos tenis, todo valorado en aproximadamente 1.350.000 colones. 

 

En ese mismo punto, este viernes los policías fronterizos revisaron un pick up en el que viajaba un nicaragüense residente apellidado Espinoza, el cual transportaba 264 desodorantes contrabandeados desde el vecino país, lo cual podría tener un valor  aproximado a los 300.000 colones. 

 

 

Debido a la flagrante violación a la legislación sanitaria y tributaria en estos tres casos, todos los fármacos fueron decomisados de inmediato y puestos a la orden de las autoridades del Ministerio de Salud en la ciudad de La Cruz para su destrucción. 

 

Lo anterior debido al riesgo que podrían correr posibles consumidores de tales productos, pues no hay ninguna garantía de que el etiquetado corresponda al supuesto contenido, además de las condiciones inadecuadas en las que son transportados estos fármacos,  por lo cual no existe ninguna garantía para los consumidores finales. 

 

Los demás artículos contrabandeados quedaron a la orden de la Policía de Control Fiscal del Ministerio de Hacienda. 

 

En los dos casos en los que los presuntos contrabandistas estaban en condición migratoria irregular, los dos extranjeros fueron aprehendidos y puesto a la orden de la Policía de Migración a fin de ser rechazados a su país.