En el primer año de vida, la formación del apego seguro, es determinante para la salud mental

 

El doctor Rolando Celada Pediatra y experto en recien nacidos nos brinda un consejo sobre  el primer año de vida, la formación del apego seguro, es determinante para la salud mental.

La formación de las capacidades sociales y cognitivas del niño (y más allá de la niñez y la adolescencia) dependen de que la relación del niño con el cuidador primario sea una experiencia íntima, cálida y continua, por la cual ambos encuentren satisfacción y alegría.

La formación de un apego seguro, depende de un cuidador constante y atento, que sea capaz de percibir, interpretar y satisfacer las necesidades que expresa el bebé de pocos meses.


Esta necesidad de atención permanente, requiere de una entrega total, por parte de la madre o el cuidador, este requerimiento del bebé obedece a una demanda biológica de comunicación para la cual estamos programados genéticamente.


Antes de hablar el bebé se comunica utilizando gestos, los 9 gestos básicos pueden ser de satisfacción: interés, alegría y sorpresa, o de ayuda: angustia, ira, miedo, vergüenza, asco y repulsión.


Reconocer estos gestos y actuar ante ellos de manera adecuada y oportuna, es uno de los requisitos para la formación de un apego seguro. En el video acompañante se presentan estos 9 gestos.