Los rayos ultravioleta pueden causar daño desde la primera vez que su bebé se asolea

A lo largo de la vida, el daño causado por la exposición a los rayos ultravioleta, se va acumulando, mientras menos edad más riesgo de daño y más probabilidades de cáncer de piel y también más probabilidades de que se presente antes, durante la adolescencia o la adultez temprana. Así que las estrategias para protegerse deben empezar desde que el niño nace.

Si, desde que el niño nace, ya que anda entre nosotros la costumbre de asolear al recién nacido para que “no se ponga amarillo” o para quitarle lo amarillo si ya se puso. En realidad no es necesario y puede dar una falsa sensación de seguridad y permitir que la bilirrubina se acumule hasta niveles peligrosos. Para lo que sí es necesaria la acción de los rayos ultravioleta es para la producción de vitamina D, para ello basta con el asoleo que el niño recibe en brazos y piernas al dirigirse de una casa de habitación a otra o cuando acompaña a un adulto a hacer compras u otras diligencias. El niño menor de 6 meses no debe ser sometido a asoleos prolongados, entiéndase por prolongados más de 5 minutos.

Las estrategias de foto protección se basan en cuatro pilares:

  1. Evitar la luz solar intensa:

Los rayos ultravioleta son más intensos, en las horas centrales del día, o sea después de las 9 de la mañana y hasta las 4 de la tarde. Si se está en lugares elevados y frescos, es importante reconocer que a mayor altura más dañinos son los rayos solares. Es posible tener una aplicación en el teléfono que nos indique el Índice de Radiación Ultravioleta para cada localidad del pais. Por ejemplo, el índice para las doce del día, hoy en Santa Ana es de 11, lo que significa riesgo extremo es decir no debería uno exponerse al sol y si es inevitable, entonces, tomar las medidas pertinentes. Entre las 3 y 4 de la tarde el índice bajara a 5 que significa riesgo moderado, ya para después de las cuatro el índice baja a 2, que se considera riesgo bajo.  

Recuerde que si está bajo una sombrilla, el reflejo del sol en la arena o en el agua, seguirá produciendo efectos dañinos.    

  1. Usar ropa foto protectora

La hay producida industrialmente y usted puede preguntar por ella en las tiendas de artículos deportivos o ropa para verano generalmente son livianas y están impregnadas con dióxido de titanio. Más tradicionalmente para que la ropa sea foto protectora, debe vestir la mayor parte del cuerpo, empezando por la cabeza, en donde se debe usar un sombrero de ala ancha, por lo menos 7.5 centímetros de tal manera que la sombra cubra nariz y barbilla por delante y la nuca por detrás o una gorra con visera y toldo posterior. Mientras más tupido el tejido mejor.

La ropa holgada es mejor que la que queda tallada. La ropa oscura es mejor que la clara, la ropa seca es mejor que la mojada.   

Usar anteojos para el sol

Los anteojos dan protección a la zona de los parpados, previniendo los cánceres de la piel peri orbital,  cataratas, pterygium, fotoqueratitis, y melanomas retinianos así como la degeneración macular relacionada con el envejecimiento  

Utilizar el protector solar adecuada al tipo de piel de la persona.

Los protectores solares se clasifican de acuerdo a su capacidad de proteger de los rayos ultravioleta, se denomina FPS (Factor de Protección Solar) un FPS de 15 protege del 93% de la radiación ultravioleta B, FPS 30 protege del 97% y FPS 50 protege del 98%. 

Para los niños menores de 6 meses use siempre sombreros, ropa y manténgalos a la sombra. Para niños mayores de 6 meses use ropa foto protectora y protector solar FPS 15 o mayor de acuerdo al tipo de piel.

Los hábitos de cualquier tipo se adquieren con más facilidad durante la niñez, principalmente mediante el ejemplo, aproveche estas vacaciones para enseñar a sus hijos a protegerse de los efectos dañinos del sol.