Banner Dental y TRX

El efecto de la inteligencia emocional cuando corres

La inteligencia emocional (IE) tiene implicaciones directas en el deporte. Los atletas que saben manejar sus emociones asertivamente son quienes realizan pruebas con un mejor desempeño y se reponen con mayor facilidad luego de un mal partido o una derrota.

Este principio aplicaría también para los corredores de larga distancia, de acuerdo con un estudio publicado en Personality and Individual Differences y conducido por Enrico Rubaltelli, profesor asistente de psicología cognitiva en la Universidad de Padova.

Rubaltelli y su equipo habían publicado anteriormente estudios acerca de la influencia de la IE en la toma de decisiones en las finanzas, la creatividad y la percepción del riesgo, entre otros campos. No obstante, el deporte era un escenario pendiente de gran interés, tomando en cuenta que forma parte de nuestra vida diaria, así que la pregunta que se hicieron los investigadores fue si la capacidad de superar la fatiga durante la carrera dependía de la capacidad de las personas para manejar sus emociones.

El estudio contó con la participación de 237 corredores aficionados que completaron una encuesta el día antes de participar en una carrera de medio maratón. La encuesta incluyó el Cuestionario de Inteligencia Emocional Trait, y también una serie de preguntas relacionadas con el entrenamiento físico.

Rubaltelli y sus colegas encontraron una asociación positiva entre la inteligencia emocional y los tiempos de ejecución. Las personas con mayor inteligencia emocional tendieron a correr más rápido durante la media maratón que las personas con menor inteligencia emocional.

Esto fue cierto incluso después de controlar los efectos del entrenamiento físico y la cantidad de medias maratones que se corrieron en el pasado.

Estos resultados son consistentes con la literatura que sugiere que las personas con alta inteligencia emocional son más resistentes que las personas con baja inteligencia emocional. Rubaltelli considera que estos hallazgos pueden generalizarse a otros contextos en que las personas experimenten estrés o fatiga, como el entorno laboral.

“Actualmente estamos llevando a cabo una serie de estudios de laboratorio donde manipulamos los comentarios proporcionados a los corredores y evaluamos si el rendimiento de los atletas de inteligencia emocional alta y baja se ve afectado de manera diferente”.

Rubaltelli y su equipo también han iniciado un protocolo de entrenamiento mental con el objetivo de ayudar a los atletas a ser más conscientes de sus emociones y auto conciencia corporal, regular cómo se sienten durante el entrenamiento y también durante la competencia. El propósito es aumentar la capacidad de manejo de las emociones en personas que tienen una inteligencia emocional de bajo rasgo.

Fuente: PsypostPersonality and Individual Differences