Sueros antiofídicos costarricenses se convierten en solución mundial

La Asamblea Mundial de la Salud, máxima autoridad en el ámbito de la salud a nivel global, aprobó el 24 de marzo una propuesta impulsada por el gobierno de Costa Rica y Colombia, y apoyada por el Instituto Clodomiro Picado (ICP) de la Universidad de Costa Rica (UCR), la cual busca iniciar acciones globales para enfrentar los envenenamientos por mordeduras de serpiente.

El problema ofídico, reconocido por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como enfermedad tropical desatendida, ocasiona el fallecimiento de cerca 125.000 individuos en todo el mundo y deja a unas 400.000 personas con secuelas físicas y psicológicas permanentes.

Para el caso de Costa Rica se calculan casi 600 casos anualmente, con una mortalidad nula o muy baja, debido al oportuno abastecimiento en antivenenos que ofrece el ICP-UCR a los centros de salud del país. Un aporte que incluso ha traspasado las fronteras al distribuir sueros antiofídicos a países pobres que de otra manera carecerían de este medicamento esencial. Actualmente, los antivenenos del Instituto Clodomiro Picado salvan vidas en 14 naciones de alta vulnerabilidad social.

Ahora con esta nueva resolución, que también fue respaldada por otros 31 países, la OMS incorporará el tema del envenenamiento ofídico a sus programas y oficinas regionales, a fin de desarrollar iniciativas conjuntas con diferentes actores internacionales en un marco de cooperación y solidaridad.

Dentro de los principales objetivos estará promover que los países miembros a la OMS establezcan como prioridad programas para la vigilancia de esta enfermedad, así como garantizar el acceso a antivenenos e incentivar la cooperación. Así mismo, busca aportar en el intercambio científico y tecnológico, mejorar la capacitación del personal de salud en el tratamiento de esta enfermedad y fomentar la prevención de estos accidentes.

Este logro constituye un hito histórico el cual está orientado en promover esfuerzos globales para reducir el impacto de una enfermedad que genera mucho sufrimiento. Costa Rica tiene una larga tradición en este tema, gracias al ICP-UCR, lo que permitió tener un liderazgo que poco a poco ha ido calando a nivel internacional. Me siento muy orgulloso de este logro país, que es también un logro global” afirmó el Dr. José María Gutiérrez del ICP-UCR.

El proceso se consolidó después de dos años de arduos trabajos técnicos preparatorios y negociaciones diplomáticas, la propuesta de resolución fue acogida por el Comité Ejecutivo de la Organización Mundial de la Salud durante el mes de enero de 2018. Sin embargo, en esa ocasión el ente recomendó que su aprobación se diera en la Asamblea Mundial de la Salud que se celebraría del 21 al 25 de marzo en Ginebra.

Para su elaboración se contó con la participación de expertos internacionales y de organizaciones no gubernamentales. Algunos de ellos fueron el Global Snakebite Initiative y el Health Action International, además de representantes de varios países, siempre bajo la coordinación del gobierno de Costa Rica a través de su Misión Permanente en Ginebra, el Ministerio de Salud y el apoyo técnico del ICP-UCR.

La delegación costarricense en Ginebra estuvo encabezada por la embajadora Elayne Whyte e integrada por la ministro consejero de la misión, Gaudy Calvo; la consejero, Mariana Castro y, finalmente, por el Dr. Gutiérrez del ICP-UCR.