¿Conoce usted la importancia del lavado de manos?


Realizar este hábito de manera eficiente toma menos de un minuto y puede contribuir de forma significativa a reducir el riesgo de enfermedades respiratorias y gastrointestinales.

La historia de esto se remonta al año 1846 cuando un médico ginecólogo originario de Hungría de apellido Semmelweis, tras observar la muerte de mujeres en la sala de maternidad, después de ser atendidas por doctores que provenían de las morgues, dicta la regla de instalar un lavatorio para el aseo de manos del personal, esta medida en su época fue criticada y de hecho él fue destituido de su puesto, sin embargo, con los años fue impuesta, por los buenos resultados.

 
El objetivo principal del lavado de manos es eliminar la cantidad de virus y bacterias que están presentes en el aire y en las diversas superficies. Si bien es cierto muchos de estos agentes son inofensivos, estos pueden combinarse con otros y volverse peligrosos, facilitando la aparición de enfermedades como gripes, diarreas, etc.
 
La recomendación es sencilla, debemos lavarnos las manos un mínimo de tres veces al día, especialmente antes de comer, después de salir del baño y al reentrar a casa cuando uno viene de afuera. Para realizarlo de manera adecuada utilice jabones neutros y hasta hacer bastante espuma que luego la esparce por toda la superficie de las manos, sobre todo entre los dedos y las uñas, aplicamos agua y listo!



Un hábito bastante sencillo, que además de ser rápido trae consigo grandes beneficios a la salud.


Dra. Winnie Angulo