Secuelas emocionales del acoso callejero

En muchas sociedades pero muy especialmente en América Latina, vemos con indignación las limitiaciones que tienen que sufrir muchas mujeres para desplazarse libremente por las calles, centros comerciales, lugares de trabajo y hasta en los supermercados!

Esas limitaciones se deben al irrespeto manifestado por muchos hombres quienes se sienten con derecho y con poder para decir cuanta cosa se les venga a la cabeza con tonalidades sexuales con el fin de inhibir, avergonzar o (según ellos) conquistar a sus víctimas.



En épocas pasadas se achacaba este tipo de comentarios a los llamados "pachucos", sin embargo las dimensiones de este tipo de acoso han llegado a tales niveles, que los podemos esperar hasta de personas supuestamente decentes porque el poder de la cultura machista se los ha ido permitiendo cada día más.

Lejos de dignificar a la mujer, he visto casos en los cuales muchas personas se frenan de salir por sus barrios o de transitar libremente por una calle por el temor y la sensación de humillación que ésto les provoca.

Estos temores pueden llegar a niveles tan altos que pueden desembocar en fobias a salir o fobias sociales que limitan de manera importante la calidad de vida de muchas mujeres.

Es importante recalcar que la solución no es invisibilizarnos o escondernos, empoderémonos  para salir demostrando nuestro derecho al libre tránsito por donde querramos, empecemos por  invilizar a quien no nos respete y asumamos como mujeres-madres la educación que debemos enseñar a los hijos varones en el incesante respeto que toda mujer merece.





Dra Saray González A
Psicóloga Clínica
Tel 22 28 81 03